IEBS Business School

¿Sabes escuchar? Técnicas para mejorar la comunicación en tu empresa

Crecer profesionalmente no sólo depende del empeño y las ganas que pongas en el día a día. Ser proactivo, mostrar nuevas propuestas, rendir en las horas de trabajo son aspectos muy valorados por las empresas. Sin embargo, muchos no prestan la atención necesaria a los vínculos personales que se establecen en el trabajo. Cuidar las relaciones con el resto del equipo es fundamental tanto para el desarrollo profesional de cada uno como para la productividad de la empresa.

Así, un buen ambiente de trabajo hará la rutina laboral más llevadera y creará una sensación de equipo entre los empleados. En este sentido, saber comunicar y sobre todo saber escuchar son los dos pilares fundamentales para cuidar las relaciones personales. Para conseguir un buen feedback, el portal ehow.com propone estas técnicas comunicativas:

Menos hablar y más escuchar. Si analizaras el tiempo que dedicas a escuchar y el que te pasas hablando, comprobarías que en la mayoría de ocasiones asumes el rol de emisor. Para no caer en este error, además de dejar que el resto expongan sus opiniones, deberías prestar mayor atención a lo que te están diciendo. Normalmente, quien está hablando no logra enterarse de todas las réplicas del receptor.

Escuchar sí, pero eficazmente. Saber escuchar es muy importante en una empresa, pero si no se hace de forma eficaz no se logrará nada. El ser humano es incapaz de estar concentrado durante mucho tiempo. Atendiendo al libro “Comunicación de negocios”, cualquier persona puede hablar 200 palabras por minuto, mientras que el cerebro puede comprender unas 500. Esa diferencia origina la distracción, por lo que hay que escuchar con mayor atención.

Focalízate en lo que escuchas. Presta atención básicamente a la persona con la que estás hablando, así evitarás distraerte y estarás concentrado en la comunicación. Es conveniente que mires a los ojos de tu interlocutor y expreses con gestos que estás entendiendo lo que te está contando. No olvides que a veces el cuerpo expresa mucho más que lo que estamos diciendo.

Parafrasear, consultar dudas. Cuando la persona que se esté dirigiendo a ti termine de hablar, es conveniente que parafrasees lo que está diciendo con la intención de que te corrija en el caso de que no hayas entendido algo. De este modo, lograrás resolver las dudas que te hayan surgido durante la conversación. Además, podéis intercambiar preguntas y respuestas para aclarar lo dicho.

[busqueda cursos=»Cursos de Comunicación, Cursos de Coaching, Cursos de Motivación, Cursos de Oratoria, Cursos de Gestión Empresarial, Cursos de Empresa»]