IEBS Business School

Las cinco tipologías de innovadores que mejor funcionan en el trabajo

En el mundo empresarial existen cinco grandes personalidades que resultan cruciales a la hora de movilizar a las empresas para innovar. Así lo ha clasificado la prestigiosa publicación Forbes en el estudio ‘Nutriendo el espíritu innovador de Europa: Como los ejecutivos emprendedores movilizan sus organizaciones para innovar’.

Para realizar este informe se analizaron las respuestas de más de 1.200 ejecutivos de toda Europa. Las principales conclusiones se resumen en estas cinco personalidades.

–         Los experimentadores. Suelen ser personas abiertas a los cambios y muy persistentes con sus objetivos. Son adictos al trabajo y perfeccionistas. Viven sus logros con gran orgullo pero también disfrutan compartiendo sus conocimientos.

–         Los empollones. Aquellos que sacaron mejores notas en la carrera universitaria suelen obtener resultados muy positivos en su innovación. Suelen ser personas que destacan en empresas de sectores muy dispares y ayudan a hacer crecer en negocio en el que participan.

–         Los agitadores. Fuerte personalidad, influyentes, carismáticos, al fin y al cabo, líderes. Así son los agitadores, los que quieren estar en todos los proyectos de manera activa y los que dan el impuslo para hacer las cosas. Su principal inconveniente es que pueden llegar a ser algo impacientes y arrogantes.

–         Los controladores. Son el tipo de persona que, ante todo, busca seguridad. Buscan la solidez en las ideas y las más descabelladas le asustan. Como innovadores, son el grupo más pequeño y suelen destacar en los escalones más bajos de la empresa.

–         Los parásitos. Son los que ayudan a poner los pies en el suelo al resto. Son los encargados de plantear dudas, son reticentes a cambiar los métodos tradicionales y suelen intentar ajustar el presupuesto al máximo.

Según indica el estudio de Forbes ninguna de las personalidades es perfecta aunque las de los experimentadores y los agitadores se le acercan bastante ya que tienen el empuje necesario pero también freno. De todas maneras, la publicación concluye con que las empresas necesitan la capacidad de convertir una visión en una estrategia de los empollones, los controladores que la sepan aplicar y la delimitación de las tareas de los parásitos.

[busqueda cursos=»Cursos de Innovación, Cursos de Empresa, Cursos de Ciencia, Cursos de Marketing, Cursos de Psicología, Cursos de Recursos Humanos»]