IEBS Business School

Estar desempleado tiene consecuencias psicológicas

Aunque no trabajar puede significar infinidad de tiempo libre, mayor número de interacciones sociales y poder hacer aquello que realmente nos llena, no trabajar cuando no se trabaja porque se está en una situación de desempleo, la cosa cambia, y mucho. Las consecuencias psicológicas de estar en el paro pueden acabar afectando a la salud. Así lo recoge Universia, que advierte que es importante tomárselo con calma y no dejar que esto afecte más de la cuenta.

Estrés, hipertensión, ansiedad, depresión, letargo… Son solo algunas de las consecuencias de un periodo largo de paro, según expertos. Incluso algunas puede llegar a volverse graves, como aumentar la ingesta de alcohol o bien generar situaciones de violencia. La ayuda psicológica es muy importante en cualquiera de estos casos ya que puede ayudar a que esto no vaya a mayores.

Según un estudio que se realizó en 2005, la búsqueda de empleo genera desesperación, angustia y ansiedad y las personas que están inmersos en este proceso tienen peor salud mental que el resto. Esto también puede afectar a nivel familiar y social. A nivel médico los afectados pueden experimentar problemas cardiovasculares, hipertensión o diabetes.

Una posible solución, aparte de contar con el apoyo de profesionales de la psicología y el coaching, es realizar trabajos voluntarios. De esta manera se ocupa el tiempo y además para una buena causa.

[busqueda cursos=»Cursos de Psicología, Cursos de Coaching, Cursos de Motivación, Cursos de Voluntariado, Cursos de Medicina, Cursos de Formación»]